Aún ahí

 

Gota tras gota: tic, tic, tic…el silencio parece nunca callar, solo él sabrá  lo que quiera contar, se acerca lentamente, me susurra al oído melodías que se pierden en cada rincón de mi corazón, se asoman y se van, muy  cansadas de no poder hablar más.

Cada gota de lluvia marca un compás infinito: tic, tic, tic…estos marchan distantemente con las huellas que deja el segundero incansable de tanto andar. El reloj no se calla, también  me cuenta al oído y me pide: tic, tic, tic…imposible dejar de cabalgar, montado en un trineo donde el tiempo huye para no volver jamás.

La noche no avanza, se inquieta, se acomoda, se oscurece sin mirarse porque aún no se logra reconocer, llora en silencio desconsolada, pues se resiste a verse en claridad.

Despierto de mis sueños eternos, congelados en el tiempo, ya perdí la costumbre de ver y de sentir. Mi mirada está enterrada en el misterio envuelto de noche que se pierde dentro de mi, una llama se enciende y baila con mi respiración, luego me agito, me canso de perder, me abraza el miedo y me da un beso la angustia,  no pienso en el tiempo y recuerdo claro mi sueño, trago saliva y dejo de respirar,  nuevamente se extingue, se desvanece, se acaba el brillo de mi única luz sin sombra que vive dentro de mi.

No sé cuál será el final, no sé qué pasará, me aliento sin sudar, me animo para vencer, pero  en ésta lucha sin fin hay solo un vencedor que quiere perder, se aferra y se apodera de mi , se enfurece fuera y dentro de él, siento  frío  y necesito respirar aún más, mi única esperanza es ciega que se pierde mientras otro  corazón se olvida de latir.

 

Pensar sin estar

img_0112

Sé que tengo,

pero no tengo nada,

trato de pensar en algo y el vacío me abandona,

caigo en pensamientos: todos en blanco.

Blanco es la pureza, pero también mi pensamiento,

sin odios ni temores,

exploro y pienso en no hacer nada,

dedico mis horas a pensar,

y cuando dejo de hacerlo pienso en los momentos

que volverá a iluminar mi mente

y así volver a pensar.

Éstas líneas son para  la claridad y  la oscuridad del pensamiento,

por la libertad de poder hacerlo,

durante muchas  horas de  trabajo,

mientras pueda pensar y hacer lo que realmente me inquieta,

hacerlo por mí y nadie más,  en cualquier momento.

Poema

El enigma

Tanico

Al reverso de mi simpatía,

 cargada de soledad miserable,

 resopla sin orquesta: la pesadez.

 Embriago mi mente de melancolía  tánica,

perpleja, soltera y cálida.

Aislado sin oxígeno ni personas

 recibo un llamado o  mensaje,

 me impacienta presionar el okey

 para saber si es ella,

 pero el misterio ya no me  coquetea,

me invade el silencio,

me arropo en el capullo de la oscuridad,

 realmente quiero obviar la verdad,

el hecho se enfrenta a mi  otro yo,

 la última palabra del crucigrama de mi vida está al frente,

 pero sigo escribiendo,

 escuchando música que me aterroriza,

 me revuelve la pelvis una corriente,

ésta escala cada vertebra por  mi  columna,

formando cubos de  dolor

ocasionados por los treinta y tantos años…  años que nunca volverán a pasar.

Vacío

 

11080985_799787290097185_8472980161883109677_n

 

La tristeza  se empareja con la soledad,

le da un abrazo,

la  envuelve con sumisión y melancolía,

la enrolla,

la controla pero no la puede mirar,

porque ésta desespera entre lágrimas

mientras la niebla del camino restringe su paso,

ese destello de luz aun oscurece su mirada,

…aún en soledad.

Sentir

El dolor y un mal presentimiento me encrespan el lomo,

 algo que aun no entiendo recorre mis viseras,

 me carcome sin sal ni pimienta,

 me enloquece  y todo retumba a mi alrededor,

el  desorden mental oscurece mis ideas sin ganas de sentirme mejor,

 sentado en una pequeña rama crujiente y seca de un árbol aprecio  el horizonte,

éste se niebla poco a poco y almas translucidas recorren el bosque,

 me miran fijamente sintiéndome que soy el culpable.

No hay perdón, sin que las vísceras te comuniquen algo,

no hay perdón sin que te embadurnen de culpas,

pues mentir a veces resulta decir la verdad aunque no te sientas culpable.

Se rompe la rama por mi peso, la culpa no es mía, es del árbol que no se alimentó bien.

Poemas

Una noche a las seis de la mañana

2015-03-27 01.59.32

El retorno no es solo volver,

la incertidumbre de regresar desgrana

un lenguaje mágico que cruza paredes de mi imaginación,

entre calles vacías, distintas y  peligrosas,

donde el mejor acompañante es uno mismo

y  la mejor compañía camina sola,

zambulléndome  entre  todas esas oscuras calles,

la mayoría empedradas desde su cauce,

pareciéramos perdernos entre la niebla de la noche y

el humo de  los cigarrillos que no volveré a prenderlos,

se disipa entre la niebla y la humedad,

mi mirada  perdida y mis oídos solteros

retumban en las paredes del bar y suena un bajo  de cinco cuerdas,

revolotea en mi cabeza esa pintura entre la caminata y la oscuridad,

una voz que nunca pude escuchar,

ella me habla de noche y de día, pero algunas

letras me acompañan hasta el final.

Tan solo una noche más.

Poemas

La suma de verdad

El amor encadena un dolor final,

olvidarlo cuesta espacio en el futuro,

quererlo y  mantenerlo desarma probabilidades lógicas,

el dinamismo de tus abrazos controla el hermetismo discreto,

tu avaricia derrocha ternura y conformismo,

tu belleza encarna y encapsula mi corazón,

el motivo de seguir queriéndote no merece solo un amor.

Tan solo es amor;  vivir y buscar  al ser amado,

es conviviente si la  verdad desmiente la promesa,

tu control derrocha obsesión,

tus caricias y tu tez cautivan el bosque hormonal,

mientras las carcajadas del corazón entristecen el pavor perdido,

el motivo de seguir queriéndote no merece solo un corazón.

Los celos confunden mis seis sentidos,

tu razón borra la prueba y el delito amargo en tu soledad,

tu verdad germina el origen de mi razón injusta,

el llanto justiciero atormenta al mediador sarcástico de tu pasión,

sin los  colores de tu alma decoloran el fiel  testimonio de vida en la relación,

el motivo de seguir queriéndote no merece solo una adición.

El motivo de seguir queriéndote no merece una adición

entre el amor y tu corazón,

la diferencia es quererte y multiplicar mi amor, dividido entre tú y yo.

Vaso de Agua


3-Vaso-de-Agua-con-Luz
Vaso medio vacio

Después de dejar el vaso con agua  medio vacío,

giré antes de mirarme lentamente en el espejo y reaccioné,

el vaso había caído,

miré como lo dejaba chillar y

como los cristales de vidrio se dispersaban entre la alfombra,

mientras el agua se amotinaba y

luego se diluía por el felpudo gigante.

Viendo el vaso medio vacío y medio

destrozado tomé mi último sorbo de saliva

quedando sediento toda la noche,

sin vaso, sin agua, sin vaso medio lleno,

pero con una gran  preocupación:

De no pisar los vidrios cuando me levante a volver a tomar

un nuevo  vaso de agua, un vaso medio lleno u otro vacío.

Dificultades

Alcanzar el vuelo desde el infierno no es tan difícil,

aunque tenga las alas rotas y los oídos quemados,

 alzaré vuelo.

Besar el mar mientras  existan olas no es tan difícil,

mira el reflejo en sus aguas y acaricia la espuma,

bésalas de nuevo.

Desear a la mujer que amas, no es tan difícil,

tienes que saber que ella te ama, y entrégale el corazón,

ámala sólo ámala.

Olvidar un desamor no es tan difícil,

tienes que recordar lo no vivido y soñar despierto para olvidarlo todo,

olvidar es amar.

Dejar las drogas no es tan difícil,

busca el motivo y revela lo ofrecido a un amigo,

deja a tu amigo y alza vuelo conmigo.

Dejar de escribir no es tan difícil,

piénsalo, medítalo, y ya no lo escribas.

Solo, Solo, Solo

Todo puede parecer extraño pero los latidos

aún se confunden con el dolor,

la brisa se oscurece desmesuradamente

contra el barranco frente a mis pies,

la condena rechifla con el viento que se resbala

y atemoriza al escuchar sus aturdidos gritos,

los caminos que conducen al vacío imploran soledad,

 se sienten oscuros bajo la sombra de la luna que

van perdiendo las murallas que llenan el horizonte,

mi única mirada perdida frente a pequeñas luces

se juntan entre si y se desvanecen una por una.

Luces, frío, palidez, sombras y lluvia,

objetos que se presentan siempre ante un momento de soledad,

nunca estarás solo.