¡Grande!

Llegó alborotando el lugar. Público ansioso, desesperado, pero muy atento a todo. Dejó su maletín, probó el micro, y con una voz rasposa tan solo saludó. Las mujeres presentes gritaron y se miraban entre sí, no podían creerlo, los hombres simultáneamente se acomodaron en sus asientos, algunos se ventilaban y otros tomaban fotografías. Lo que sucedió después, no tuvo importancia, sin embargo me llamó la atención; aquel pintor, cantante, escritor o un aclamado probador de sonido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s