Me interrumpen al escribir

ventana fea

El viento infla las cortinas, alguien mira por la ventana, dejo de teclear,  todo vuelve a la normalidad.  Prendo una vela y avanzo. Golpean la puerta, me levanto y la abro de par en par. No hay nadie. Prosigo, sin parar, levanto la mirada: niños pálidos observan impacientes desde el ventanal.

Anuncios

Primerizos al frente

paredon

 

Expuesto en las paredes frías de fusilamiento, una gota recorría su frente como en la mía.  Desde mi posición,   un tercer ojo, que era el cañón de un rifle, apuntaba mi cabeza, luego el cuello, y  ahora; la pared. Doy fe, que ambos pasamos saliva a la misma vez.

 

Boom

 

asientos-de-avion-en-la-cabina_1232-4275

 

Hacerlo como venganza, no duele. Pasé el primer control sin inconvenientes. Suspiré aliviado al entrar al avión. Me senté y activé el artefacto. Quedaban sólo diez segundos, cuando ubiqué al raptor, esta vez, sujetaba a  mi pequeño hijo.