Desorden

El espejo se hizo trizas. Al pegar cada una de sus partes y luego de volverse a mirar, el reflejo era totalmente distinto; un ojo en vez de boca y la nariz le sobresalía de la frente, muy pegada a la barbilla.

Anuncios