Eucaristía

Era domingo y aún no tenía ganas de conversar. Tomaba café y preparé un pan con salchicha. Prendí la tele, sintonicé un canal religioso.

El pan es el cuerpo de Jesucristo y el vino es la sangre de nuestro Dios Padre, comentaba el párroco en plena eucaristía.

Reflexioné en lo que acababa de escuchar, y me atreví a comer, sólo,  el pan.

La parca

108313075

Escritorio gigante

con luz natural,

cigarros y vino

no debo parar.

Es ya media noche,

se viene la parca,

inquieta y distante;

me mira de lado,

se sienta y observa

¡no molestar!

Ignoro y corrijo,

lo leo otra vez.

Escucha y se sienta,

espera cortés.

Dormido me quedo,

con lápiz en mano,

sin prisa corrige y

escribe al revés:

cuando abras los ojos

la tierra verás,

tu cuerpo sin carne

y huesudos los pies.