Ritmo de la noche

Realizó un giro casi perfecto, luego saltamos,  y volteó a  la derecha mirándome fijamente a los ojos. Me sonrió.  No entendí por qué lo hacía.  Tocó mi muslo y luego la cintura. En algún momento pensé en un baile, pero luego lo oí  conversando  por teléfono con mi padre,  pidiendo miles de dólares por mi rescate.

Anuncios

Lucio

Luz

Era un pueblo  olvidado,  no figuraba en el mapa,   ni contaba con alumbrado eléctrico. Una noche con ayuda de una partera del pueblo vecino, Lucía, una radiante mujer,  dio a luz  a un  brillante varón, y todo cambió repentinamente.