El heredero

carcel

Un infarto violento terminó con la vida del patriarca. El hijo mayor quedó encargado de la repartición de la fortuna. Una mañana, cargó  el revolver con  cinco balas, coincidentemente:  el mismo número de hermanos que tenía.

Llegada la noche, mientras dormían,  disparó sin compasión,  tan sólo se escucharon cuatro disparos.

Juan, el menor, ahora tiene una gran fortuna, y no se atreve en visitar a su hermano mayor a la cárcel.