Ausencia

nino-triste

 

Ese día se olvidaron de despertarme temprano tanto mi papá como mi mamá. Me paré frente  al espejo mientras mi abuela me colocaba la camisa dentro del pantalón. Me dio la bendición  dos veces y colgó una imagen de la Virgen Maria en el pecho. Cogió mis hombros,  bajó la mirada y suspiró. Ese día fui solito al colegio. Por la  tarde salí a  jugar al parque con mis amigos,  pues en  mi casa no había espacio; estaba  llena de personas vestidas de negro y muchas flores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s