En familia

5661666978_b8a814e598_b

Aquel grito no fue de él, sino de su padre. Abrió la puerta de su habitación y fue directo a la cocina. Su padre ahora leía; él caminaba en silencio, el cuchillo  temblaba por la fuerza de como lo sujetaba.  Estaba ya  cerca. Veía su amplia espalda. Escuchó su respiración y sintió un  dolor en la garganta. El último grito que se escuchó no pareció ser del padre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s