Caminante

semaforos final

Aquel hombre avezado caminaba por una gran avenida abarrotada de vehículos. Los autos pasaban muy cerca de él o frenaban a pocos metros. Algunos conductores se detenían  para insultarlo, pero él  seguía su rumbo, mirando la pista y sin importarle nada. Un auto frena muy tarde y atraviesa  su cuerpo, luego otro y otro. Hubo un breve silencio y luego gritos. Él seguía de pie, caminando al mismo ritmo. (Los muertos también merecen vivir en paz).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s