Déjà vu encriptado

images

El freno no respondía.  Los autos se abrían para no golpearlos. El limpia parabrisas dejó de funcionar y la lluvia imposibilitó ver lo que tenía al frente. Un golpe seco me hizo saltar de mi cama. Hubo un largo silencio. Temblaba, pero estaba a salvo. Me preparé un café; era lunes. Me vestí  y cargué mi maletín. Encendí el auto varias veces , pero se apagaba.  Me recosté en el asiento rendido y  cerré los ojos. Me rodeaban doctores y bomberos que gritaban mi nombre. Golpeaban mi pecho, y alumbraban mis ojos con una luz amarilla,  sujeté el  brazo de uno de ellos.  Era mi esposa, la había despertado de su  profundo sueño. Se acercó, me besó y  tocó mi  frente. Ya pasó, me dijo al oído.

Estaba asustado, pero ya más tranquilo, retiré las sábanas y no pude ver parte de mi cuerpo.  Desperté  y caí de las muletas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s