Pequeño susto

duendes 2

Permaneció sentada  en su cama, el  corazón le golpeaba fuertemente el pecho. Se fue tranquilizando al no ver nada en su habitación, poco a poco  fue cerrando los ojos, arrullada por el canto de unos pequeños hombrecitos que se iban acercando a su cuello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s