Buscándola

balaperdida

La buscaba desesperada  por distintos lugares. Parecía sufrir. Cruzó  una calle y no estaba. Llegó a un parque lleno de niños;  tampoco. Cansada y dolida  por la búsqueda ingresó  a su casa, se recostó en  su cama y las sábanas blancas se tiñeron de sangre. La bala perdida la había encontrado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s