Dulce sueño

despertador

Fumigaron la sala, cocina y habitaciones. Por la ventana  trasera aún desprendía humo blanquecino del veneno. Luego de la cena, cada integrante de  la familia fue a su habitación, había sido una larga jornada  de trabajo. Al día  siguiente, por la mañana,  los despertadores  de la casa volvieron a sonar a la misma hora,   levantando inclusive a  los vecinos, pero ahí, nadie despertó.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s