200 grados

 

bombero2

 

Las llamas también habían hecho su trabajo; las paredes colapsadas, los mueblen desechos y los propietarios carbonizados en su habitación. La silueta, de aquel hombre de rojo, proyectada en el humo,  extinguía  el fuego; pero con sus lágrimas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s