Tierra a la vista

En el instante que el avión tocó tierra, los alienígenas desabrocharon sus cinturones.

Anuncios

Masacre de polillas

Dio vuelta a la página y miles cayeron, se salvaron pocas. Pudo salir de milagro de la 59, un orificio la condujo a otro lugar muy parecido al que se encontraba, era la 125. Giró otra página, y muchas quedaron aplastadas, decapitadas y sin extremidades.

Hizo un largo recorrido por un túnel hasta que se antepuso la palabra “fin”. Esperó inquieta, sin embargo, el voraz lector no se compadeció, suspiró en silencio, gritó a voz alzada: “Final” para luego cerrar, con mucha ternura, aquel gran libro.

Final feliz

Como todas las noches, lo esperaba para cenar. Pasaron horas, días, semanas, meses y años. Cada uno por su lado, sin saber del otro. Pero cuando existe amor, todo es posible, así que decidieron juntarse.

Compró un buen vino francés. Antes de tocar la puerta arregló su cabellera. Se perfumó. Suspiró. Dio dos ligeros golpes a la puerta. Ella abrió de inmediato.

— Hola Cristine — dice tímido.

— Hola Pablo, te presento a César.

— Hola… ella es Carol.

Decálogo de las “trece reglas” para escribir microrrelatos

  1. Lea a muchos autores, no sólo escritores del género, sino también novelas, cuentos. Presta atención a la técnica que usan. Revisa como inician las novelas y cuentos, la mayoría empiezan con una frase corta y potente, como un microrrelato.
  2. Muchas veces, cuando vas leyendo obras, las anécdotas de los autores te dan ideas para microrrelatos.
  3. Escribe mucho, corrige, deja reposar tu microrrelato. Luego revísalo, tiene que ser redondo.
  4. Cada palabra suma, sino resta. Y si resta, elimina.
  5. Escribe lo justo.
  6. El título, puede ser más importante que el contenido.
  7. Reúnete con amigos graciosos, parlanchines, habladores y misteriosos. Visita bares. Muchas de sus anécdotas podrían resultar microrrelatos.
  8. La puntuación es importante y punto.
  9. Puede ser que el punto 3 y 5 te frustren, si ocurre eso, no escribas, lee.
  10. Lee, observa y disfruta. Sobre todas las cosas, lee.
  11. Cuando tengas un microrrelato escrito, léelo en voz alta. Corrígelo. Vuelve a leerlo luego de una semana. Será una pequeña joya.
  12. Crea tus propias reglas para crear microrrelatos.
  13. Si no te gusta lo escrito, dispárate sin miedo.